Un suministro sostenible

Somos muy activos en el campo y conocemos muy bien nuestras materias primas y nuestros productores. Esta es la garantía de una relación de confianza y una trazabilidad completa, desde la semilla hasta el producto terminado. ."

CONSTRUIR RELACIONES BASADAS EN LA CONFIANZA Y EL RESPETO.

L'OCCITANE trabaja directamente con 130 agricultores franceses y 10.000 recolectores –los campos de Siempreviva de Córcega y los campos de Lavanda de Provenza– con el fin de asegurar la calidad de nuestros ingredientes y un suministro sostenible.

NUESTROS CUATRO COMPROMISOS ESENCIALES

El grupo L'OCCITANE ha elegido la naturaleza como fuente de inspiración y se apoya en las propiedades naturales de las plantas para reforzar su innovación. Privilegiamos el desarrollo de relaciones duraderas con los prodctores y favorecemos la industria local.

LA TRAZABILIDAD

Privilegiamos siempre que sea posible los productos locales para reducir nuestra huella de carbono y para apoyar la agricultura local.
Priorizando las pequeñas redes integradas, aportamos un valor añadido a los productores y obtenemos un control completo sobre la trazabilidad de nuestros ingredientes, lo que amplía nuestro control global sobre la cadena de producción.

LA SOSTENIBILIDAD

Nuestro trabajo requiere respeto por las personas y el medio ambiente. No hacemos concesiones con respecto a la protección de especies y ecosistemas amenazados o la promoción de los territorios, las tradiciones y el saber hacer de Provenza.
No patentamos aplicaciones basadas en tradiciones (biopiratería), pero hacemos nuevas pruebas de eficacia y trabajamos en combinaciones de ingredientes para satisfacer las necesidades cosméticas.

LA ÉTICA

Para nuestros ingredientes claves, construimos colaboraciones con nuestros productores firmando, en la medida de lo posible, contratos de varios años. Estos contratos a largo plazo garantizan a los productores un volumen mínimo de compras a un precio acordado de antemano por todas las partes.
El Grupo L'OCCITANE también está comprometido con el comercio justo. Algunos de nuestros ingredientes (manteca de karité - Burkina Faso, aceite de argán - Marruecos y azahar - Marruecos) tiene la certificación de comercio justo y pagamos un porcentaje del precio de compra de las materias primas para proyectos de desarrollo local.

LA CALIDAD

Conscientes del impacto que la cultura, la cosecha, el secado y el almacenamiento pueden tener sobre la pureza de la materia vegetal, garantizamos la calidad de nuestros productos de acuerdo con un reglamento de especificaciones estrictas.
Nuestros ingredientes clave son, en su mayor parte, de la agricultura orgánica para garantizar la ausencia de productos químicos. La recolección de plantas silvestres sigue unas pautas de cosecha sostenible para proteger su hábitat natural. 

Algunos datos claves sobre L’OCCITANE EN PROVENCE...

TRAZABILIDAD

30 Productores de ingredientes trazables, de los cuales el 50% tienen certificación biológica.

COLABORACIONES

80   Acuerdos de colaboración con Agricultores.

RECOLECTORES

10 000   Recolectores que trabajan para L'OCCITANE.

LA HISTORIA DE LA SIEMPREVIVA

SIEMPREVIVA BIOLÓGICA DE CÓRCEGA

En 2004, L'OCCITANE ha puesto en marcha un programa de plantación de siempreviva biológica en gran escala. Este proyecto que aúna el respeto por el medio ambiente y la equidad, agrupa a una docena de productores / destiladores corsos en un compromiso a largo plazo y utilizando métodos de agricultura biológica.

La historia del Karité

Manteca de Karité desde Burkina Faso

M.Baussan, fundador de la marca L’OCCITANE, descubrió la manteca de karité en Burkina Faso en 1980: el inicio de una asociación de desarrollo conjunto sostenible con las mujeres que producen esta manteca. Desde 2015, el Grupo ha estado trabajando en proyectos dirigidos a proteger el árbol de karité, reduciendo el impacto ambiental de la producción de manteca de karité y manteniendo las habilidades locales. Hoy en día, más de 10,000 mujeres trabajan en esta industria y pueden vender su mantequilla a un precio que es el doble. La de una manteca de karité estándar vendida para exportación.

LA HISTORIA AUTÉNTICA DE NUESTROS INGREDIENTES